Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Biografías’ Category

Juan SalazarJuan Salazar

Desertor del Güigüe ó Anima del Güigüe.

Juan Salazar, prestó su servicio militar en el Cuartel “Naverán”, en la década de los años veinte, en esa época el Distrito estaba sembrado de cuarteles y eran severísimas las penas que aplicaban a los desertores, el reglamento más que inflexible era inhumano, para quienes lo infringiera. Un día, Salazar llegó regreso tarde, y preocupado por el terrible dilema, castigo o fuga. Se decide por esta última alternativa y se interna en unos parajes marginales. El soldado, consciente de que alguna patrulla de militares lo estaría buscando y que su cobardía se pagaba con seis meses de castigo físico y tortura mental, queda confinado al aislamiento por seis meses, sin agua y sin comida, lo que le deja debilitado y muy enfermo. Era la época de aquel general caricaturesco, de mostachos abundantes que gobernó el país y respondía por el nombre de Juan Vicente Gómez.

Dice la leyenda que unas señoras que cortaban leña por el fundo “San Rafael” cercano a una siembra de cacao, le encuentran desnudo y hambriento, con una vara del fruto citado en la mano, pero a pesar del miedo que causaba su maltrecha figura, lo ayudaron suministrándole agua y alimentos, intentaron alejarse del sitio, pero más pudo la piedad cristiana y curiosidad femenina, para retornar y acercarse al desconocido quien a las preguntas que le hicieran, respondió llamarse Juan Antonio Salazar ser nativo de San Juan de los Morros y desertor de “Naverán”. Luego un soplón de la hacienda llevó la novedad al cuartel y unos soldados lo trasladaron moribundo a Naverán. Allí moriría tres días después. El 3 de diciembre de 1928.

El 28 de febrero de 1.937, se efectuó en nuestra Santa Iglesia Parroquial, un funeral en honor al extinto, rindiendo homenaje de respeto y diciendo la oración fúnebre al pie del panteón, el padre Dr. Miguel Palao Rico, cura párroco quien se refirió: a la vida religiosa del personaje y su devoción por la Virgen del Carmen a quien rendía tributo en sus horas francas.

Afines de 1.953, (3 de diciembre) con motivo de cumplirse 25 años de su muerte, la señora Matilde Gutiérrez, gran devota del ánima de Juan Salazar y para dar cumplimiento a promesas ofrecidas le hizo construir totalmente un nuevo panteón o capilla, que hoy en día es visitada por muchos fieles creyentes a rendirle tributo y dar gracias por los favores concedidos.

Fuente: http://carlosarvelo-carabobo.gov.ve

Read Full Post »

san_macario_el_viejo

San Macario El Viejo

Santoral, Anacoreta, 15 de Enero; (300 – 390)

Macario nació en el alto Egipto, hacia el año 300, y pasó su juventud como pastor. Movido por una intensa gracia, se retiró del mundo a temprana edad, confinándose en una estrecha celda, donde repartía su tiempo entre la oración, las prácticas de penitencia y la fabricación de esteras (Alfombrillas). Una mujer le acusó falsamente de haberla embarazado. A consecuencias de ello, Macario fue arrastrado por las calles, apaleado y tratado de hipócrita disfrazado de monje. Pero Dios dio a conocer su inocencia: la mujer que le había calumniado no pudo dar a luz, hasta que reveló el nombre del verdadero padre del niño. Entonces, fue más admirado y respetado por el pueblo.

Luego de este acontecimiento, Macario se refugió en el vasto y melancólico desierto de Esqueta, cuando tenía alrededor de treinta años. Ahí vivió sesenta años y fue el padre espiritual de innumerables servidores de Dios.

Las austeridades de Macano eran increíbles. Sólo comía una vez por semana. Sus palabras eran “jamás he comido, bebido, ni dormido lo suficiente para satisfacer a mi naturaleza”. Dios le otorgó el don de Discernimiento (para distinguir el bien del mal). Macario empleaba pocas palabras en sus consejos, y recomendaba el silencio, el retiro y la continua oración.

Macario fue llamado por Dios a los noventa años, después de haber pasado sesenta en el desierto de Esqueta.

Anacoreta: Persona que vive en lugar solitario, entregada enteramente a la contemplación y a la penitencia. Ermitaño, monje.

Read Full Post »